img 91 548 34 35
farmaciapuerto@farmaciapuerto.es
img Marqués de Urquijo, 27 - 28008 Madrid
1 ene

2012

La calidad del aire ¿Realmente es buena?

Existen muchos agentes y factores que contaminan el aire que respiramos, algo que puede provocar problemas de salud. Vamos a ver de qué forma los podemos evitar.

La contaminación del aire puede afectar a nuestra salud de muchas maneras provocando efectos negativos. Algunas personas son mucho más sensibles a los contaminantes que otros, es el caso de los niños pequeños y personas mayores, así como quienes sufren problemas de salud como asma, enfermedades cardíacas y pulmonares. La medida a la que un individuo le afecta la contaminación del aire depende, por lo general, de la exposición total a los productos químicos dañinos.

 

Efectos a corto y largo plazo

De primeras, la contaminación del aire puede provocar irritación en los ojos, en la nariz y en la garganta, e infecciones respiratorias tales como bronquitis y neumonía. Otros síntomas que puede ocasionar son dolores de cabeza, náuseas y reacciones alérgicas. A su vez, la contaminación del aire puede agravar las condiciones médicas de las personas con asma y enfisema.

Cuando la exposición a los contaminantes se prolonga en el tiempo, los efectos a largo plazo pueden incluir enfermedades respiratorias crónicas, cáncer de pulmón, enfermedades del corazón, e incluso daños en el cerebro, los nervios, el hígado o los riñones. En el caso de los niños puede afectar a su crecimiento; así como complicar o agravar ciertas patologías en ancianos.

 

Dentro del hogar

Aunque es lo que solemos pensar, los agentes contaminantes no sólo están en la calle. El aire que respiramos transporta muchas partículas de diferentes tipos y tamaños, pudiéndose asentarse en las paredes y los muebles de casa. Las partículas de gran tamaño son separadas del aire por la nariz y la boca al inhalar; mientras que las de menor tamaño son aspiradas hasta las profundidades de los pulmones.

Para la mayoría de las personas, las partículas que se encuentran en el aire de los interiores (pueden entrar a través de las ventanas, las puertas y los sistemas de calefacción) no causan ningún problema; pero quieren sufren síntomas alérgicos, incluyendo el asma, pueden tener problemas en su propio hogar.

 

Detección de los desencadenantes

Las personas alérgicas o con asma son más sensibles a los factores desencadenantes, entre los que figuran las partículas transportadas por el aire. Estos pueden encontrarse en los interiores o en el exterior, y pueden ser agente tan simples como:

◗ El aire frío.

◗ El humo de tabaco y el de la madera quedada.

◗ El perfume, la pintura, los productos en aerosol para el cabello, o diferentes olores o vapores fuertes.

◗ Los alergenos tales como los ácaros del polvo, el polen, el moho, los productos contaminantes y la caspa de los animales.

◗ Un resfriado común, la gripe u otras enfermedades respiratorias.

Identificar los factores desencadenantes no siempre es fácil, pero en el caso de que se tengan localizados, es importante reducir la exposición a los mismo para evitar los ataques de asma y las alergias. En el caso de que no se conozcan, hay que estar atento e ir descartando los posibles causantes para limitar su exposición.

 

Una solución innovadora

Gracias a la tecnología aeroespacial y la necesidad de crear un aire puro en sistemas absolutamente cerrados, como son las cabinas de vuelo, la NASA ha desarrollado una tecnología revolucionaria que elimina todos estos problemas. Consiste en combinar la oxidación fotocatalítica y las propiedades de la luz ultravioleta. Esta tecnología es capaz de destruir todos los microorganismos y alergenos suspendidos en el aire. En concreto, el sistema de oxidación fotocatalítica consiste en hacer circular el aire de la estancia por un pequeño aparato que lo absorbe produciendo, a su salida, un aire absolutamente limpio y estéril sin producto residual alguno. Es el sistema más avanzado del momento, a nivel mundial, para la eliminación de microorganismos patógenos medioambientales.

 

Deshazte de los ácaros

Los ácaros del polvo son diminutas arañas de tamaño microscópico que, generalmente, se encuentran en el polvo doméstico. En una pizca de polvo pueden encontrarse varios miles de ácaros, los cuales son uno de los principales factores desencadenantes para las personas con alergias y asma. Para deshacerte de ellos, sigue las siguientes pasos:

 

• Coloca los colchones en fundas en las que no pueda penetrar el aire. Pon cinta adhesiva a lo largo de todo el cierre.

• Pon en las almohadas fundas en las que no pueda penetrar el aire. Lava la almohada cada semana.

• Lava toda la ropa de cama cada semana en agua a una temperatura alta. Quitar la colcha o cubrecama por la noche puede ser útil.

• No duermas, ni te acuestes en muebles tapizados.

• Sacude el polvo de la superficie tan a menudo como sea posible.

• Cuando limpies, utiliza un trapeador húmedo o un trapo mojado.

• No utilices aerosoles ni limpiadores en aerosol.

• Las cortinas y persianas de las ventanas atraen el polvo, así que utiliza persianas o cortinas hechas de plástico, u otro material lavable para facilitar su limpieza.

• Seca los muebles tapizados y animales de peluche, así como cualquier cosa que esté bajo la cama.

• A los ácaros del polvo les gusta la humedad. Reduce la humedad en la casa utilizando un deshumidificador.

• Los filtros de aire pueden ser de utilidad limitada para mantener la casa más limpia y más cómoda, ya que los propios filtros son un reservorio contaminante si no los sustituimos con frecuencia.

 

rafael-puerto-canoRAFAEL PUERTO CANO
Doctor en Farmacia y Presidente de la Asociación Española de Farmacéuticos Formulistas

Compartir :

No hay comentarios hasta el momento

Deja tu comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada