img 91 548 34 35
farmaciapuerto@farmaciapuerto.es
img Marqués de Urquijo, 27 - 28008 Madrid
1 nov

2011

Evita que la alopecia te traiga de cabeza

El buen mantenimiento del cabello es uno de los cuidados estéticos a los que más atención prestamos. Por ello, cuando se empieza a caer nos entra la preocupación. Descubre por qué puede suceder y cómo se puede evitar.

La pérdida de cabello es un proceso natural del ser humano que ocurre continuamente porque cada cabello que se cae es reemplazado por uno nuevo. El problema surge cuando la frecuencia de caída es demasiado rápido, impidiendo que el pelo se regenere desde la raíz. Es ahí cuando se debe actuar para garantizar la correcta actividad del folículo piloso.

 

¿Por qué surge?

La caída de pelo se describe como alopecia. Las causas por las cuales el cuero cabelludo no es capaz de regenerar un cabello pueden ser múltiples (grasa, picores, estrés, dieta, malos hábitos, etcétera), de hecho, el 90 por ciento de los mayores de 21 años padecen alopecia, en mayor o menor medida. Por esta razón, existen diferentes tipos de alopecia:

◗ Androgénica: conocida también como alopecia común o calvicie común por ser la más frecuente, siendo más normal en los hombres que en las mujeres. Es hereditaria, de tipo autosómico dominante, pero afecta a varones adultos por necesitar la presencia de andrógenos para manifestarse. La imposibilidad de curar este tipo de alopecia a largo plazo radica en su secuencia biológica, ya que se trata de una alopecia hereditaria, de base genética que contribuye, entre otros factores, a que los cabellos miniaturizados no puedan recuperar su condición anterior para que puedan formarse cabellos de una longitud superior a los 25 milímetros.

Si la calvicie continúa avanzando y los folículos pilosos mueren, el proceso se torna irreversible y no existe tratamiento para restablecer la situación. Solamente puede repararse trasplantando folículos vivos de otras zonas hacia la coronilla y las entradas con un microtrasplante capilar.

◗ Areata: es un tipo de caída del cabello de causas no totalmente esclarecida, pero muy relacionada con situaciones de estrés. En ocasiones puede haber una causa autoinmune. Sus síntomas son claros: parches redondos en la cabeza totalmente despoblados de cabello. Cuando se pierde todo el pelo del cuero cabelludo se trata de alopecia total; mientras que cuanso se pierde de todo el cuerpo es considerada alopecia universal.

◗ Traumática: puede ser provocada por el propio paciente (él mismo se arranca el pelo), por tracción o por presión, es decir, es la que surge por diversos traumatismos físicos como es someter al cabello a una presión constante con peinados como trenzas o moños; o por su roce con la almohada.

◗ Difusa: es la pérdida aguda del pelo tras enfermedades sistémicas crónicas, estrés emocional, enfermedades febriles o parto.

◗ Por fármacos: algunos medicamentos, como el suplemento de vitamina A en grandes dosis, los citostáticos, antitiroideos, anticoagulates, el mercurio y el ácido valproico son capaces de producir alopecia. Cuando la droga se suspende la alopecia desaparece.

 

También en las mujeres

Actualmente se estima que entre un 15 y un 25 por ciento de las mujeres padecen algún grado de caída de cabello, y entre los diversos tipos se considera que una mayor parte la sufre por un motivo hormonal. En estos casos, la mujer es más afortunada que el hombre, ya que en ellas sólo aparece en la parte delantera de cuero cabelludo, siendo raras las ocasiones en las que tienen zonas totalmente despobladas como en el hombre. No obstante este no es el único tipo de alopecia femenina, ya que también pueden padecerla cuando tienen niveles bajos de hierro (anemia ferropénica), por estrés, alimentación desequilibrada, por una disfunción de la glándula tiroidea, por la toma de ciertos medicámentos y acticonceptivos, etcétera.

 

¡Toma nota!

La clave para evitar la caída del cabello es la prevención. No es necesario padecer un problema grave para acudir al especialista; la simple sospecha de alguna irregularidad a nivel capilar es suficiente para solicitar el consejo de los expertos. Hoy en día los tratamientos capilares no están diseñados únicamente para quienes padecen un trastorno o una alteración, su uso como prevención resultan insustituibles a la hora de preservar la salud del cabello.

 

Recuperar el cabello

Actualmente existen tratamientos que permiten reducir o incluso revertir a medio plazo los efectos de la alopecia androgénica. El minoxidil y la finasteride son dos de los productos que han demostrado científicamente su efectividad. Su punto débil radica en los posibles efectos secundarios y en la necesidad de utilizar constantemente el tratamiento mientras se desee obtener resultados, ya que, pasados unos pocos meses desde la interrupción, desaparecen los resultados obtenidos.

• El minoxidil: es una loción que se aplica sobre la cabeza dos veces al día. Su efectividad está entre el 20 y el 50 por ciento, consiguiendo en estos casos un aumento del pelo en la zona de aplicación. Se necesitan entre cuatro y seis meses de tratamiento para notar sus efectos, pero si se suspende, el pelo recuperado se pierde en pocos meses. En concentraciones superiores al dos por ciento, necesita receta médica, si es inferior es de venta libre en farmacias.

• El finasteride: es un tratamiento de la calvicie que se presenta en forma de comprimidos. Hay que tomar uno al día. Su efectividad está en torno al 66 por ciento, y tiene mejores resultados en alopecias leves y moderadas. Son necesarios seis meses de tratamiento para notar sus efectos. Si se suspende el tratamiento, también se pierde el pelo recuperado. En comprimidos necesita receta médica.

El transplante de pelo es una técnica quirúrgica que consiste en tomar pelos de una zona poblada del paciente (la nuca o los laterales de la cabeza) y llevarlo a las zonas despobladas.

El pelo trasplantado no se cae, y crece como el resto del cabello del paciente.

 

Te recomendamos

➠ Lavar el cabello con frecuencia. Un pelo limpio contribuye a mantener la salud y belleza del pelo. En los casos de pelo graso, también se recomiendan lavados frecuentes para reducir el sebo de la superficie del cuero cabelludo. Es importante tener un pelo sin grasa, ya que el sebo contiene elevados niveles de hormonas masculinas que pueden reabsorberse dentro de la piel y afectar al folículo piloso.

➠ Llevar una alimentación adecuada porque una deficiente puede dar lugar a la pérdida de cien pelos diarios.

➠ Los complementos nutricionales son muy útiles para el cabello.

➠ En los casos de caspa y grasa, alternar un champú de tratamiento con otro champú de uso frecuente. Con los dos champús hay que hacer dos enjabonadas. A la segunda, hay que dejar la espuma de dos a tres minutos, sin friccionar. El peine debe ser de dientes anchos y separados. Deben evitarse los cepillos metálicos.

➠ Una higiene capilar diaria reforzada con ampollas, que aportan los nutrientes necesarios para revitalizar el folículo piloso.

➠ En caso de detectar una caída del cabello más acentuada de lo normal, se recomienda acudir a un especialista.

 

rafael-puerto-canoRAFAEL PUERTO CANO
Doctor en Farmacia y Presidente de la Asociación Española de Farmacéuticos Formulistas

Compartir :

No hay comentarios hasta el momento

Deja tu comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada