img 91 548 34 35
info@farmaciapuerto.es
img Marqués de Urquijo, 27 - 28008 Madrid
7 oct

2010

Comprimidos, cápsulas, grageas y píldoras, ¿qué las diferencian?

Para tratar una enfermedad, a veces nos recetan medicamentos con un determinado formato, pero en otras ocasiones es diferente, ¿por qué?, ¿de qué depende?

“Me estoy tomando unas pastillas que me están sentando estupendamente”, es común escuchar esta expresión haciendo referencia a estas “pastillas” como el nombre genérico que nos indica un concepto general de porción sólida de medicamento, de administración oral que, pueden ser comprimidos, grageas, píldoras, cápsulas o tabletas. Se trata de formas de presentar un medicamento que obedecen a estrategias del laboratorio fabricante, o a exigencias del medicamento que está contenido en ellas. Nunca es resultado de un capricho o moda, siempre es una respuesta concreta a una necesidad determinada.

 

Un comprimido, paso a paso

Los comprimidos son formas farmacéuticas sólidas, generalmente redondas, con una dosificación exacta del medicamento contenido en su interior. Pero, además del medicamento, que en términos médicos y farmacéuticos se llama principio activo, el comprimido contiene una serie de sustancias que sirven para formar la estructura necesaria para mantener su forma y sus características inalteradas en el tiempo.

De una manera resumida, el proceso comienza añadiendo todos los componentes en unos recipientes de mezclado. En este momento, cobran especial importancia las sustancias lubricantes, deslizantes y antiadherentes encargadas de que el polvo fluya correctamente, que no existan fricciones ni adherencias en su recorrido y que no se apelmace en el camino. También son importantes las sustancias absorbentes, encargadas de estabilizar el medicamento y controlar la humedad del mismo, evitando los grumos en la mezcla.

Cuando el polvo está perfectamente mezclado, pasa a una máquina llamada comprimidora que se encarga de comprimir el polvo, ejerciendo tal presión que, en cada golpe de punzón, resulta un comprimido con un peso y forma perfectamente definido. Pero algo tan sencillo de contar,

pasa a ser bastante más complicado si tenemos en cuenta que entre sus componentes, por ejemplo, se encuentran sustancias aglutinantes que sirven para mantener la forma del comprimido y su textura en el tiempo, evitando que se fracture con el movimiento y las vibraciones.

Cuando nos tomamos el comprimido apreciaremos las sustancias aromatizantes, saborizantes y edulcorantes si lo masticamos o lo dejamos disolver en la boca. En el momento de tragarlo, el proceso de fabricación se invierte; ahora se diluye y disgrega; de eso se encargan las sustancias diluyentes, las cuales promueven y aceleran la disgregación y disolución del medicamento en contacto con los fluidos del tracto gastrointestinal.

 

Ocultar lo desagradable

El proceso de fabricación se complica, en cierta medida, cuando es necesario enmascarar el sabor, color u olor de algunas fórmulas de comprimidos. Se realizada recubriéndolos con una o varias capas de film o laca, dando lugar a lo que se conoce como grageas. Éstas, además, ofrecen otras ventajas como son:

◗ Facilitar la administración del medicamento al presentar una superficie más suave y deslizante.

◗ Proporcionar una protección física y química de los agentes externos atmosféricos.

◗ Evitar incompatibilidades entre sus componentes, separándolos en multicapas.

◗ Principios activos incompatibles químicamente entre si.

◗ Conseguir una liberación controlada del fármaco a través de cubiertas gastroresistentes.

 

Rápido efecto

Las cápsulas son formas farmacéuticas sólidas, de administración oral, en las que el medicamento está incluido en un envoltorio inerte de gelatina.

Este envoltorio consta de dos partes, cuerpo y tapa, encajados el uno con el otro perfectamente.

La gelatina suele ir coloreada, aunque hay fabricantes que optan por colores neutros para hacerlas menos atractivas a los niños. Muy raramente estos colorantes son causantes de alergias, pues los fabricantes utilizan componentes muy testados.

A diferencia de los comprimidos, en las cápsulas el contenido va “suelto en su interior”, es decir, no va comprimido y su liberación en el tracto gastro-intestinal suele ser más rápida al verter su contenido de una manera natural cuando la gelatina se disuelve en el líquido gástrico.

Esta disolución se inicia por los dos extremos o polos de la cápsula, y suele completarse entre los tres y cinco minutos de su ingestión.

 

Liberación lenta

Cuando es necesario, tanto los comprimidos grageas o cápsulas, se formulan para liberar sus principios activos lentamente, en general al cabo de doce horas o más. Estas formas de liberación controlada retrasan la proporción en que se disuelve el principio activo que, dependiendo del revestimiento, su disolución tendrá lugar en un momento determinado o en zonas específicas donde interese que ejerza su acción.

Las píldoras son formas naturales de liberación retardada en las que el excipiente es parcialmente soluble en los medios gástricos e intestinales, de tal forma que a medida que se va disolviendo, va liberando el principio activo contenido en él. Un ejemplo lo encontramos en las píldoras laxantes, que según van circulando por las diferentes partes del trato intestinal, liberan sus principios activos laxantes de una manera ordenada y pausada.

 

Debajo de la lengua

Los comprimidos subliguales son los que contienen unos excipientes especiales que hacen que se dispersen y disuelvan rápidamente con la saliva bucal. Están diseñados para medicamentos que interesa que la absorción sea muy rápida, para así ejercer su acción inmediatamente. La absorción se produce en los capilares de la cara inferior de la lengua y, una vez que el fármaco pasa a la sangre, se incorpora vía vena yugular directamente a la circulación general.

 

rafael-puerto-canoRAFAEL PUERTO CANO
Doctor en Farmacia y Presidente de la Asociación Española de Farmacéuticos Formulistas

Compartir :

Comentarios

charob

2013-11-04 11:12:45 Responder

Estupenda clasificación y descripción!!!!!!!! Muchas gracias.

Patricia Jarrín

2014-02-19 18:13:16 Responder

Muchísimas gracias por tan detallada y clara explicación… el que sabe, sabe! ;o)

leidy rocio garces moreno

2014-07-15 05:36:55 Responder

Tengo una niña de5años que sufre combucinesparciales de difícil manejo ella toma topiramato y lamotrigina y jarabe levitaceratam le puede afectar su organismo

Marisa

2014-09-06 17:37:39 Responder

Buenas tardes Rafael,
podría explicar de una manera fácil la diferencia entre capsula y capsula de liberación prolongada .

rosa

2016-01-05 02:13:02 Responder

hola que pasa cuando hay fobia a tragar pastillas se pueden machacar o hacen mal en mi caso tengo bronquitis y me dieron claritomicina la machaque para tomarla y es asquerosa me hace mal si la tomo asi?

Vanessa

2016-05-02 19:20:30 Responder

Muy buena explicación. Al fin se pq me recetaron cápsulas y tabletas.

Sefora flores

2016-07-23 04:38:29 Responder

Gracias por la explicación de la diferencia porque mi madre sufre de cáncer de pulmón gracias

    Lucía Puerto

    2016-08-25 09:17:36 Responder

    De nada, Sefora. Que se mejore tu madre. Un abrazo.

Deja tu comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada